jueves, 28 de febrero de 2013

De los Premios y Castigos

Llevo varios días con algo rondando en la cabeza que necesitaba escribir.

Desde que Paula empezó la guardería, hemos observado que casi todos los días traía en una de sus manitas un sello de tinta, de esos infantiles con diferentes dibujitos.

Yo siempre le pregunto por ello (obviamente ella no me contesta...), y le digo "¡Qué divertido, te han puesto un sello, qué bonito Paula!".

Ella me mira, sonríe, se señala su manita, parece que le hace gracia la cuestión...

El caso es que hace no mucho, al ir a buscar a la peque, y como siempre suelo hacer charlando un rato con su educadora, comenté algo sobre los sellos que llevaba en sus manitas habitualmente, y lo divertido que debía ser para ellos cuando jugaban con ellos. Me quedé sorprendida porque me dio a entender que no era algo que hicieran habitualmente, si no siempre. Y que todos los días ponían un sello a los niños que se habían portado bien.

¿En serio?????... Pensé yo para mis adentros, porque si en ese momento lo pienso para afuera, quizá hubiese dicho cosas muy feas. ¿Y eso no se podría considerar una forma de castigo...?. No es más que un premio para los grandes afortunados que se han portado bien, y un gran castigo para los pobres que "se han portado mal" y tienen que ver como a sus compis les estampan el dichoso dibujito de colores que mostrarán orgullosos a mamá y papá, mientras ellos se quedan con tres palmos de narices mirando...

No soy partidaria de educar a base de premios y castigos. No me parece una forma adecuada. No haces entender nada al niño, nada bueno al menos, desde mi punto de vista. Es muy rápido, es eficaz a corto plazo y puede incluso que te resuelva en determinados momentos, alguna situación conflictiva. Aún así, yo no lo usaría, ni quiero que se use con mi hija... Prefiero que Paula no haga regir su conducta por un sistema de recompensas y castigos establecido. Prefiero que encuentre sus propios premios o castigos en lo que hace. Que entienda por qué es mejor actuar de un modo u otro, en vez de hacerlo para conseguir algo a cambio.

A su edad, todavía es imposible que entienda nada de esto, tampoco lo espero. Y también sé que a veces es inevitable e inconsciente premiar o castigar, con nuestras caras, con nuestros gestos, con palabras que creemos inocentes incluso, la aprobación social también es un premio o un castigo para ellos. Entiendo también que es ¡entre complicado e imposible! divertir y pasar un día en paz y armonía con un grupo de niños tan pequeños y que tienen sueño, mocos, hambre, cansancio, que añoran a papá y mamá, ... pero eso no es excusa para intentar controlar su conducta de ese modo, porque los premios y castigos no son más que eso, una forma de control que ejercemos los adultos.

Como decía,  a corto plazo puede que funcionen, puede que incluso más fácil que enseñarles a pensar en ello. Pero todo eso se esfuma con el paso del tiempo. Así los niños nunca aprenderán a reflexionar y a pensar por sí mismos sobre lo que es bueno o malo. Siempre dependerá de nosotros, del adulto que decide por ellos lo que está bien y lo que está mal, en vez de guiarle y enseñarle el por qué y las consecuencias de sus actos.

Como digo, sé que es muy difícil, mucho más que utilizar las recompensas y los castigos. Pero a la larga es más fructífero, de eso no me cabe ninguna duda. Y en cuestión de educación, creo que merece la pena pensar e invertir a largo plazo ¿no?.

Al margen de todo esto, lo que más me cabrea de esta historia, es que Paula ha venido últimamente varios días a casa sin sello alguno... Y por supuesto, lo primero que ha asaltado mi mente es, ¡¿qué narices puede hacer una bebé o niña de 15 meses para portarse mal?!. Es que no se me ocurre nada que mi hija pueda hacer que alguien pueda tachar de mal comportamiento.

No me quiero poner trascendental ni metafísica, pero ¿qué es portarse mal?. No estarse quieta y sentada mientras la profe canta una canción o cuenta un cuento, dejarse la comida en el plato, chillar, llorar, tirar juguetes al suelo... No me puedo creer que estemos hablando de niños de entre 1 y 2 años.                                                                                                                                                                                     

Creo que en parte, el problema es que algunos adultos quieren que los hijos, los alumnos, los sobrinos, nietos... hagan las cosas "porque lo digo yo", porque yo soy el adulto y el que sabe cómo hay que comportarse. Adultocentrismo que lo llaman algunos por ahí... Una forma de educar que se ha ido transmitiendo de generación en generación, y que debemos dejar atrás y empezar de nuevo.

En estos momentos, y sin que tuviese relación alguna con el incidente de los sellitos, estoy leyendo el libro de Naomi Aldort, "Aprender a educar sin gritos, amenazas ni castigos". Es una maravilla en cuanto a este tema. No lo he acabado y me gustaría escribir algún post sobre él cuando lo termine. De momento, y si tuviese que resumirlo todo en una frase, sería sin duda "Ponte en su lugar". ¿Hay algo más sencillo y más difícil a la vez?.

A mi personalmente, el castigo me parece una falta de respeto, una forma de educar basada en el miedo y no en la libertad. Y ojo, educar en libertad no significa "NO EDUCAR". Si aprendemos a respetar a lo que nos rodea, los límites nos los pondremos nosotros mismos, allá donde pudiésemos interferir en la libertad de los demás.


                            

6 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo, nosotros también rechazamos los premios y castigos.

    Como has gestionado el tema con la cuidadora de la guarde? Le has explicado vuestra postura? Me interesa mucho, pues uno de mis temores es que hacer cuando Javi empiece el cole, como explicar que no quiero que lo castiguen, que hacer si lo hacen...

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás Ana. Es un tema un poco peliagudo.

      Explicarle a las educadoras de la guarde ciertas posturas que tenemos no es tarea fácil. En general adoptan una posición defensiva, supongo que para no dejarte entrar mucho en su terreno. Les digo las cosas con bastante tiento y buscando siempre las palabras adecuadas que para que no sientan que estoy cuestionando su trabajo. No dudo que para los papás a veces sea complicado entenderles y debemos esforzarns. Pero de verdad, creo que están tan acostumbradas a ciertas cosas, que han perdido la capacidad de empatizar con los papás y entender lo mal que lo pasamos.

      En el cole y la guarde, creo que no podemos elegir determinadas cosas, porque en pocos casos estarán dispuestos a individualizar con cada niño los métodos empleados. La alternativa creo que es mirar y mirar hasta la saciedad antes de que empiece la escolarización, para encontrar el sitio adecuado a lo que buscas. Aunque sinceramente Ana, creo que tus posturas se parecen bastante a las mías, y te va a ser complicado que todo sea acorde con lo que piensas.

      Lo que sí te puedo decir y es una lección que he aprendido muy bien, es que no te calles nada que no te parezca bien. Yo lo he hecho muchas veces por temor a que luego el trato no fuese tan bueno, y te aseguro que pierdes más que ganas. Desde que lo digo todo (siempre con tiento), me va mejor, y creo que a Paula también.

      Como ves, es un tema que me daría para escribir un libro... ;-))

      Un abrazo grande y espero que tengáis suerte en la búsqueda de la escuela adecuada. Es complicado.

      Eliminar
  2. Qué difícil! es que en el sistema educativo hay tantas cosas que deben cambiar.. y por más que queramos a veces no logramos hacerlo, debe ser un esfuerzo colectivo y está más que visto que no a todo el mundo le interesa que las cosas cambien :/

    Yo tampoco estoy de acuerdo con los premios y castigos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo Vero. Hay muchas cosas que se deberían cambiar, pero efectivamente no todo el mundo está dispuesto para el cambio.

      En estos casos más que nunca, me siento como un salmón nadando contra conrriente... ;-)

      Besos para la family guapa!

      Eliminar
  3. Estoy contigo y poco puedo añadir más.

    ¿Qué es portarse mal? ¿Quién lo decide? Porque lo que es portarse bien o mal para uno puede que para otro no lo sea.

    ¿Y no se lo dijiste a la educadora?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carol!

      Como le comentaba a Ana, a la educadora le voy diciendo las cosas que pienso poco a poco y con mucho tiento... Porque si no, se ponen un poco a la defensiva.

      Como tú bien dices, portarse mal o bien es algo totalmente subjetivo, pero yendo más allá... es que yo creo que unos niños tan pequeños ¡es imposible que se porten mal! ¿no crees?... Son sólo niños...

      Un gran abrazo.

      Eliminar

!Nos encantan los comentarios!

En anteriores capítulos de 'Burbujita' :