sábado, 2 de febrero de 2013

Entre golpes y vacunas

Esta semana ha sido complicada.

Últimamente no me sorprende nada llegar a buscar a Paula al cole y encontrarla con un pantalón o jersey diferente al que llevaba por la mañana. Suele ser porque ha vomitado a lo largo del día. La profe, educadora, o señora que está a su cargo durante el día... porque la verdad es que ninguno de los nombres me gusta demasiado, me dice que vomita por los mocos que tiene, porque se le acumulan las flemas y le hacen vomitar. Lo cierto es que en casa tiene los mismos mocos que pueda tener allí, y jamás ha vomitado... ¿casualidad??... no lo sabemos, pero este tema ya me está mosqueando. Aunque como no es el asunto que nos ocupa, y eso da para otro post (o para unos cuantos si me pongo...), dejaré el tema aparcado.

El caso es que esta semana me la encontré con otra ropa según la vi al entrar por la puerta de la clase. Y su profe me dijo, "es que tiene un chichón... y del berrinche ha vomitado". Mis tripas suben hacia mi garganta y me pongo casi a temblar cuando me acerco y veo su frente con un "huevo" que ocupaba más que ella...

Resulta que estaba sentada en el suelo, y un niño le ha empujado por detrás, dándose de esta forma con la frente en el suelo.

Vaya por delante que no soy tan ingenua para pensar que mi hija no se va a golpear ni caer jamás, no puedo ni quiero encerrarla en una burbuja. Pero la sensibilidad y delicadeza en los momentos adecuados, es un don del que al parecer esta señora carece por completo. ¿Cómo si no me iba a decir textualmente que "no pasa nada" y que "son cosas que pasan", explicándome además que había sonado como si se hubiese caído desde no sé dónde...?.

¿Qué no pasa nada?... Pues mire usted, sí que pasa. Pasan muchas cosas. Pasa que mi hija se ha dado un golpazo inmenso y yo no estaba allí para cuidar de ella y consolarla. Pasa que se ha llevado semejante berrinche que hasta ha vomitado, y yo tampoco estaba allí para acompañarla. Que me habrá echado de menos en su dolor y su rabia. Pasa que me doy cuenta que está en un lugar donde hay tantos niños a cargo de una persona que a ésta no le da tiempo a llegar a tiempo para evitar que un niño con mucha más movilidad y fuerza que mi hija, pueda empujarla contra el suelo con el peligro y daños que podría ocasionarle. Pasa que no me gusta que se relativice este hecho hasta el punto de considerarlo algo normal que puede y que va a ocurrir de forma habitual.

Para rematar el colmo de la delicadeza y saber hacer, resulta que todo esto lo adereza con que mi hija es más pequeña y está menos espabila que otros niños de su curso... ¿¿¿¿Perdónnnnn?????. Este tema también da para mucho, así que prepararemos otro post con ésta y otras lindezas.

Entre tanto, también nos ha tocado visitar a la pediatra porque la tos y los mocos persisten desde hace ya meses y no les vemos fin. Afortunadamente, el pecho está bien, así como los oídos y garganta. Es decir, sólo moco. Nos libramos por esta vez.

También nos ha tocado pinchazo!. Vacuna triple vírica. La rubeola, el sarampión y las paperas. Ésta nos la tenían que poner a los 12 meses, pero con el tema de las huelgas de sanidad y haber estado con fiebre y otitis, se nos ha ido retrasando hasta ahora. Es una vacuna viva, y que por tanto le puede incluso hacer pasar alguna de las enfermedades. Suele hacer su efecto, si lo hace, en una semana o diez días, así que hay que vigilar y controlar síntomas.

¡Odiamos las vacunas!...

No, es broma. No las odiamos. Sabemos que son buenas y necesarias, ya contábamos nuestra postura aquí, y por eso nos las ponemos. Pero es que mami y papi sufren horrores cada vez que nos toca la inyección. Y tan sólo dentro de un mes nos tocan tres pinchazos en un día!! Buaaaaaaa...

Por suerte, mamá la sostenía en brazos dándole un gran abrazo y enseguida se nos pasó el disgusto.

Así que hemos cogido el finde con más ganas que nunca y lo estamos pasando de maravilla. Se nos han pasado todos los males y sólo queremos jugar y jugar!. Ahora vamos a estirar el domingo todo lo que podamos para que el lunes tarde muuuuuuuucho en llegar.

Ta mañana!

6 comentarios:

  1. Hola guapa! No sé ni por donde empezar...No puedo ni imaginarme cómo te debes de haber sentido al ver a Paula con el chichón y con otra ropa porque había vomitado...es que yo he sentido una impotencia de sólo leerlo...Enfín, no sé por qué a veces en las guarderías se empeñan en decir "no pasa nada" o "es lo que toca". Recuerdo que un par de veces yo también encontré a Mateo con otra ropa y me dijeron que había vomitado por el llanto y porque tenía mocos, pero que no pasaba nada, que era algo normal. Cómo??? Yo conozco a mi hijo, y para que vomite tiene que llorar muucho. Esas veces sentía rabia mezclada con tristeza, por no poder estar con él.
    Sinceramente, espero que no se vuelva a repetir, y que no tengas que volver a encontrar a Paula con otro pantalón o jersey, o con algún golpe.
    Las vacunas...son terribles, yo también las odio jeje!
    Bueno, ahora a seguir disfrutando del domingo.
    Un fuerte abrazo familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras llenas de cariño Mila. Yo también espero que no se vuelva a repetir. Y si se repite, por lo menos que no se convierta en un "no pasa nada"... Preferiría que fuese un "ha ocurrido esto y lo sentimos muchísimo. La hemos consolado enseguida y vamos a procurar que no ocurra nunca más". Esto me no me consolaría mucho, pero al menos me dejaría más tranquila. ¿Es tan raro lo que pido...?

      Un abrazo enorme Mila y de nuevo gracias por tus palabras!

      Eliminar
  2. Jo, no puedo llegar a imaginar lo mal que lo debéis pasar las mamis que no os queda más remedio que dejar a los pequeños en la guarde.

    Un beso y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Ana por tus palabras. Lo cierto es que es una de las cosas más duras por las que he pasado con Paula. Sobre todo porque es algo con lo que no estoy de acuerdo y cada mañana cuando nos despedimos es como una tortura.

      Es una suerte y una sabia elección poder criar a tus hijos pequeños hasta que se hacen un poco más autónomos.

      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  3. hola!!! te suelo leer, pero esta vez no he podido evirar contestar o comentar.
    lo de los golpes son "normales" pero es posible evitarlos, y por si le sirve de informacion a esa señora con niños a su cargo, existe un bote de cremita llamado arnidol, para los golpes, para que no salgan chichones. y como se evitan esos golpes?? pues te dire que estoy a tu favor, mi madre trabaja en una guarderia, y suelen tener de 10 a 18 niños por seño, eso si, las edades separadas, es decir, los bebes en sus clases y patio, los de 1 añito por otro lado y los de 2 añitos por otro, asi hay tanto problema de que uno de doa añitos golpe, tire o empuje a un bebe.
    y si esa señora de tu guarderia los tiene mezclados...muy mal que hace.

    y para los mocos...mi truco es lavados de suero toooodos los dias, una jeringuilla con 5ml repartida en los dos orificios nasales durante el baño y nada de mocos, y te puedo decir que mi hijo pocos problemas de mocos ha tenido en 2,5 años.

    y que vomite siempre...eso yo lo miraria...porque si en casa no lo hace...algo hacen mal en la guarde, te lo digo por la experiencia de mi.madre, que alguna chica han tenido que echar por obligar a comer hasta vomitar o dejar llorar hasta vomitar, y eso no se hace...solo te aviso.

    esque me parece una injusticia lo que hacen con tu niña, no me parece nada normal...

    besitos y espero se solucione prontito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mónica,

      Muchas gracias por tus palabras. Es reconfortante saber que la gente te entiende y comparte lo que piensas.

      En la guarde de Paula también los niños están separados por edades. El problema en nuestro caso es que Paula al nacer a finales de Noviembre es de las más chiquititas... Y la casualidad ha querido que en su clase casi todos los niños le sacan bastantes meses. Muchos ya han cumplido los dos años y ella acaba de cumplir uno como aquel que dice... :-(

      A partir de ahora, he decidido no callarme nada de nada. Siempre pienso que es mejor no protestar mucho, porque al fin y al cabo, son esas mismas personas las que van a estar al cuidado de mi hija. Pero he llegado a la conclusión de que es mejor decir cada cosa que me parezca mal o que no me parezca normal.

      No pienso pasar ni una en cuanto al cuidado de Paula. Por suerte, la directora del centro es una persona con unos valores y unos principios similares a los míos en cuanto al cuidado y educación de los niños se refiere. Así que tengo esa baza de mi parte!

      De nuevo mil gracias por los ánimos y el cariño.

      Un abrazo grande.

      Eliminar

!Nos encantan los comentarios!

En anteriores capítulos de 'Burbujita' :