lunes, 25 de marzo de 2013

El Instinto Maternal

Este fin de semana, y para variar algo de los últimos ¿cien años...?? ha estado lloviendo... (sí, exagero un pelín... y no es que me disguste que llueva, pero tantoooo...). El caso es que mi madre decidió hacer tarde de chicas en el centro comercial, invitarnos a merendar y de paso comprar una muñeca a Paula, porque la abuela tenía antojo de comprarle una muñeca a la nieta...

Y es que el día de Reyes fue muy gracioso. A Paula no le trajeron muñecas, le trajeron un caballito balancín la mar de mono. Y no es que su madre, una servidora, se haya puesto reivindicativa no queriendo comprar muñecas a su hija para evitar los sexismos, las discriminaciones, y bla, bla, bla... Que no, que no es eso, que sólo es que me parecía todavía muy pequeñita para querer y saber jugar con muñecas.

Hay que decir, que cuando vio la esquelética Monster High de mi sobrina, tiraba de ella como una descosida, y con cara de enfado porque no se la dejaban llevar, causando la risa generalizada en toda la familia y la penita de su abuela, que se lamentaba de que a su niña nadie hubiese pensado en pedirle a Sus Majestades lo que tocaba, que no era otra cosa que ¡una muñeca!.

¡Y ni un día más iba a pasar!. Vamos a comprarle una muñeca. Cuando mi hermana se acercó a la estantería y le enseñó a la susodicha. ¡Madre mía!... Fue amor a primera vista... No he visto una cosa igual. En casa hay alguna que otra muñeca mía que ella ha cogido o le hemos dado alguna vez y que andan entre sus juguetes. Le gusta el pelo largo de una de ellas, y se lo enreda en sus deditos para hacerse cosquillas. Pero esto era otra cosa...

La cogía, la abrazaba, ¡la acunaba!, e incluso decía "ah, ah, ah...". Nos quedamos alucinadas. Y al parecer, no sólo nosotras. La chica que nos cobraba, y otras dos o tres clientas que esperaban para pagar se deshacían mirando a mi pequeña ejerciendo de mamá, por supuesto sin soltar a su bebé ni para pagarlo.

"El instinto maternal, cómo sale...", decía una de las señoras que había a nuestro lado.

Y yo que siempre cuando me dispongo a escribir una entrada, me gusta asomarme a ver qué se cuece sobre ese tema por estos lares, he comprobado que existe un gran debate sobre si existe o no el instinto maternal, si en caso de que exista es algo cultural, o es propiamente un instinto humano.

Y como en todo, pues opiniones hay para todos los gustos, porque a día de hoy, creo que no no hay forma de saberlo empíricamente no?.

Yo personalmente, y al margen de las actitudes que mi hija haya mostrado con esta muñeca a la que ha adoptado y hasta quiere darle tetita, eso sí, ¡de la mía!, opino que el instinto maternal no sólo existe, si no que de no ser así, la especie ya se habría extinguido en todos estos miles de años. Afortunadamente, aún conservamos y hemos dejado algún títere con cabeza entre todos los instintos de los que como animales mamíferos estamos dotados.

Por el contrario, creo que lo que sí sería cultural es esa falta de instinto maternal que se puede dar en algunos miembros de nuestra especie. El ser humano, por haber sido dotado de inteligencia, lenguaje y cultura, es capaz de controlar, canalizar e incluso reprimir algunos de sus instintos e impulsos. Y creo que todos los avances que como sociedad hemos hecho a nivel cultural, han dado como fruto en  algunos casos, que las conductas puramente maternales y en general el Instinto Maternal, no tengan cabida en la sociedad moderna en la que nos hemos convertido, donde el éxito se mide por el dinero que ganas, por lo alto que hayas llegado a ascender en tu trabajo y el número de bienes que hayas llegado a acumular, donde lo personal está casi siempre por encima de lo grupal.

Pero no me quiero poner trascendental, que esta era una entrada sólo y exclusivamente para mostrar ¡el gran instinto maternal que se le despertó de repente a mi bebé! ;-)


6 comentarios:

  1. Que graciosa la foto, está encantada, yo creo que el instinto aunque se reprima al final sale... aunque no me he planteado mucho el tema. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sería lógico que tal instinto haga su trabajo, pese a cualquier intento de reprimirlo. Es una de las maneras de perpetuar una especie que de otro modo ya se habría extinguido... Aunque en estos tiempos que corren, más de una vez me he planteado que vamos cuesta abajo y sin frenos directos a la extinción. Por esta y otras muchas razones.

      Gracias por tu visita y tu comentario.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Yo creo que aunque en la sociedad actual se niegue e incluso parece que está mal visto, el instinto maternal existe y al final a todo el mundo (o casi) le acaba apareciendo, aunque sea con los niños de alrededor :)
    Por cierto, tu niña para comérsela con su "bebé". Yo, que si que estoy indignada con los juguetes sexistas (por que lo de niña es rosa, y no puedo regalarle un camión y a un niño una muñeca??) estuve mirando por curiosidad y me llamó la atención que en casi todas las muñecas pone 3+! cuál es la que habéis comprado? la verdad es que no me extraña que la abrace así, es una monada :)
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!

      Pues la muñeca es de la casa Antonio Juan, S.L. Es una fabrica de muñecas española. Son a cual más bonita. Y sí, tienes razón que la calificación es para más de 36 meses, por la advertencia de piezas pequeñas, aunque la verdad, creo que es algo que deben poner de forma general porque en este caso concreto, la muñeca no lleva nada de nada que pueda resultar un peligro o que se pueda tragar. Aún así, lo mejor cuando son tan pequeños es estar siempre atentos y que no jueguen solos.

      Tienes razón que hay cierto sexismo en el tema de los juguetes, pero la mayor culpa es de los papás que les compramos una cosa u otra en función de que sea niño o niña, no crees??. Yo estoy encantada de que Paula juegue con todo, muñecas, camiones, balones... lo que quiera!

      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  3. Está lloviendo hace mil años :`( estoy harta.. ahora mismo tengo que salir (caminando) al mercado y con Mími claro, pero no para de llover, y salir bajo la lluvia no me hace nada de gracia..

    Ese instinto materno viene "en el sistema" y algunas lo mostramos antes que otras, algunas mujeres nunca sintieron ganas de ser madres y cuando tienen a la criatura en sus manos la vida las sacude de ganas y amor :)

    Mími por ahora no es muy amorosa con "el bebé" a veces le da besos y otras lo usa para alcanzar cosas en los estantes 0_o

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco rollo cuando llueve tantos días no poder hacer planes al aire libre con los peques verdad?.

      Yo también creo que de un modo u otro, ese instinto está ahí, a veces de forma manifiesta y a veces escondido tras años y años de bombardeos en contra de lo que verdaderamente significa la maternidad.

      Un abrazo muy grande.

      Eliminar

!Nos encantan los comentarios!

En anteriores capítulos de 'Burbujita' :