jueves, 28 de febrero de 2013

De los Premios y Castigos

Llevo varios días con algo rondando en la cabeza que necesitaba escribir.

Desde que Paula empezó la guardería, hemos observado que casi todos los días traía en una de sus manitas un sello de tinta, de esos infantiles con diferentes dibujitos.

Yo siempre le pregunto por ello (obviamente ella no me contesta...), y le digo "¡Qué divertido, te han puesto un sello, qué bonito Paula!".

Ella me mira, sonríe, se señala su manita, parece que le hace gracia la cuestión...

El caso es que hace no mucho, al ir a buscar a la peque, y como siempre suelo hacer charlando un rato con su educadora, comenté algo sobre los sellos que llevaba en sus manitas habitualmente, y lo divertido que debía ser para ellos cuando jugaban con ellos. Me quedé sorprendida porque me dio a entender que no era algo que hicieran habitualmente, si no siempre. Y que todos los días ponían un sello a los niños que se habían portado bien.

¿En serio?????... Pensé yo para mis adentros, porque si en ese momento lo pienso para afuera, quizá hubiese dicho cosas muy feas. ¿Y eso no se podría considerar una forma de castigo...?. No es más que un premio para los grandes afortunados que se han portado bien, y un gran castigo para los pobres que "se han portado mal" y tienen que ver como a sus compis les estampan el dichoso dibujito de colores que mostrarán orgullosos a mamá y papá, mientras ellos se quedan con tres palmos de narices mirando...

No soy partidaria de educar a base de premios y castigos. No me parece una forma adecuada. No haces entender nada al niño, nada bueno al menos, desde mi punto de vista. Es muy rápido, es eficaz a corto plazo y puede incluso que te resuelva en determinados momentos, alguna situación conflictiva. Aún así, yo no lo usaría, ni quiero que se use con mi hija... Prefiero que Paula no haga regir su conducta por un sistema de recompensas y castigos establecido. Prefiero que encuentre sus propios premios o castigos en lo que hace. Que entienda por qué es mejor actuar de un modo u otro, en vez de hacerlo para conseguir algo a cambio.

A su edad, todavía es imposible que entienda nada de esto, tampoco lo espero. Y también sé que a veces es inevitable e inconsciente premiar o castigar, con nuestras caras, con nuestros gestos, con palabras que creemos inocentes incluso, la aprobación social también es un premio o un castigo para ellos. Entiendo también que es ¡entre complicado e imposible! divertir y pasar un día en paz y armonía con un grupo de niños tan pequeños y que tienen sueño, mocos, hambre, cansancio, que añoran a papá y mamá, ... pero eso no es excusa para intentar controlar su conducta de ese modo, porque los premios y castigos no son más que eso, una forma de control que ejercemos los adultos.

Como decía,  a corto plazo puede que funcionen, puede que incluso más fácil que enseñarles a pensar en ello. Pero todo eso se esfuma con el paso del tiempo. Así los niños nunca aprenderán a reflexionar y a pensar por sí mismos sobre lo que es bueno o malo. Siempre dependerá de nosotros, del adulto que decide por ellos lo que está bien y lo que está mal, en vez de guiarle y enseñarle el por qué y las consecuencias de sus actos.

Como digo, sé que es muy difícil, mucho más que utilizar las recompensas y los castigos. Pero a la larga es más fructífero, de eso no me cabe ninguna duda. Y en cuestión de educación, creo que merece la pena pensar e invertir a largo plazo ¿no?.

Al margen de todo esto, lo que más me cabrea de esta historia, es que Paula ha venido últimamente varios días a casa sin sello alguno... Y por supuesto, lo primero que ha asaltado mi mente es, ¡¿qué narices puede hacer una bebé o niña de 15 meses para portarse mal?!. Es que no se me ocurre nada que mi hija pueda hacer que alguien pueda tachar de mal comportamiento.

No me quiero poner trascendental ni metafísica, pero ¿qué es portarse mal?. No estarse quieta y sentada mientras la profe canta una canción o cuenta un cuento, dejarse la comida en el plato, chillar, llorar, tirar juguetes al suelo... No me puedo creer que estemos hablando de niños de entre 1 y 2 años.                                                                                                                                                                                     

Creo que en parte, el problema es que algunos adultos quieren que los hijos, los alumnos, los sobrinos, nietos... hagan las cosas "porque lo digo yo", porque yo soy el adulto y el que sabe cómo hay que comportarse. Adultocentrismo que lo llaman algunos por ahí... Una forma de educar que se ha ido transmitiendo de generación en generación, y que debemos dejar atrás y empezar de nuevo.

En estos momentos, y sin que tuviese relación alguna con el incidente de los sellitos, estoy leyendo el libro de Naomi Aldort, "Aprender a educar sin gritos, amenazas ni castigos". Es una maravilla en cuanto a este tema. No lo he acabado y me gustaría escribir algún post sobre él cuando lo termine. De momento, y si tuviese que resumirlo todo en una frase, sería sin duda "Ponte en su lugar". ¿Hay algo más sencillo y más difícil a la vez?.

A mi personalmente, el castigo me parece una falta de respeto, una forma de educar basada en el miedo y no en la libertad. Y ojo, educar en libertad no significa "NO EDUCAR". Si aprendemos a respetar a lo que nos rodea, los límites nos los pondremos nosotros mismos, allá donde pudiésemos interferir en la libertad de los demás.


                            

miércoles, 27 de febrero de 2013

Miercoles Mudo: Encuentra a 'Wally'


 

  Paula se lo pasa teta   :)






viernes, 22 de febrero de 2013

... Sobre la vida

Hoy mi entrada está llena de tristeza, de dolor, de lágrimas...

Hace no mucho leía en el magnífico blog de Ibone Olza, una entrada sobrecogedora y a la vez llena de sentimientos y reflexiones, que titulaba "Incompatibles con la vida", de la cual dejo el enlace porque vale la pena leer y releer.

Yo lo hice ayer de nuevo, y no quería dejar pasar la oportunidad de dejar aquí plasmado ese gran artículo. Una amiga, compañera, madre ya de dos niñas preciosas, recibía el fatídico diagnóstico en su ecografía de 20 semanas, de malformaciones incompatibles con la vida.

Para algo así nunca estás preparado. Cuando con inocencia y alegría preguntábamos si era un nene o una nena, recibíamos la desgarradora noticia que te hiela la sangre, te deja de una pieza y no puedes ni pensar. Sólo quieres llorar.

Volviendo a leer a la que no me canso de alabar, Ibone Olza, ahora desde un prisma un poco más cercano, me remueve más todavía, lo que ya en su día removió. No me atrevo ni me inclino a afirmar nada al respecto, ni por supuesto a imaginar un "...qué haría yo...". Creo que hay que estar en esa tesitura, y ni aún así creo que puedas saber lo que sientes y deseas de verdad.

Son decisiones que te ves obligado a tomar en poco tiempo, sin meditar, sin darte un tiempo que necesitas más que nada en el mundo, para comprender y asimilar lo que está pasando, para saber lo que sientes y lo que quieres, muchas veces, la mayoría, sin otras opciones. No puedo imaginar lo duro y cruel que tiene que ser, decidir en pocas horas e incluso minutos, sobre esa vida que tú sí que sientes como tal, ¿incompatible?... ¿incompatible con qué?... Como bien nos dice Ibone Olza en su artículo,  el lenguaje puede ser tan cruel en algunos casos... Te obligan a mezclar sentimientos con legalidad, tiempos límite, diagnósticos que nunca pueden ser certeros y que tú los tienes que asumir como tal.

Los comentarios sobran, las suposiciones más... Cuánto tendríamos que mejorar y cambiar como sociedad para poder valorar y acompañar estas situaciones, desde el más absoluto respeto a los padres, a su decisión, a sus necesidades en esos momentos, a los tiempos requeridos.

Por el momento, hoy, sólo puedo pensar en ello con una tristeza inmensa por mi amiga, por su bebé, por las hermanitas de ese bebé, y por la familia al completo que están pasando estos duros momentos.

Intuyo que la sensación de soledad tiene que invadirte hasta lo más hondo, viviendo y digiriendo un duelo que quizá mucha gente no entienda.

Desde aquí, todo mi amor, mi apoyo y un abrazo que me muero de ganas de darle en persona.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Mirecoles Mudo: La felicidad con un trozo de chorizo

Choriceando... que es gerundio...


lunes, 18 de febrero de 2013

Desconectados...

Pues resulta que estamos teniendo problemillas con Internet en casa, o más bien con la compañía que nos suministra Internet en casa... No la nombraré para no hacer mala ni buena publicidad de la gran compañía que nos ha tocado sufrir.

El caso es que desde el trabajo me estoy conectando este ratito para dejar constancia de este pequeño lapsus por causas ajenas a nuestra voluntad. Desde mi puesto no puedo extenderme mucho, y la verdad...

¡¡¡ECHO DE MENOS MI BLOG!!!

Esperemos que sea por poco tiempo.



viernes, 15 de febrero de 2013

Febrero: Pasado el 14 llega el 15...con mas amor...



  

Desde aqui lanzamos nuestra burbujita llena de amor, ternura, calma, paciencia y fuerza ... mucha fueza....


Que el poder de un abrazo, el valor de una caricia y el ahinco del dia a dia, por un futuro mejor, sea bandera de enfermos y familiares,  sanos y afectados en cualquiera de sus grados...





jueves, 14 de febrero de 2013

El Amor...

Hoy es el día de los enamorados. El día del amor.

Es cursi, es consumista, es una excusa de los centros comerciales para vender más. Y en definitiva, un día como otro cualquiera para quererse, besarse, amarse y respetarse.

Pero, ¿por qué no?. ¿Por qué no aprovechar la excusa para acordarnos y pararnos a pensar en todo ese amor que vivimos día a día a nuestro alrededor?. En lo importante que es demostrarlo, disfrutarlo, compartirlo cuanto más tiempo mejor.

La verdad es que cualquier día es bueno, y hoy es tan bueno como los demás.

Hoy, mi amor, te quiero igual o más que siempre. Ahora es un amor compartido entre tres. Nos amamos con tanta fuerza, que a veces saltan chispas!.

Hemos ido evolucionando y creciendo los dos. Conociéndonos tanto, que la vida a tu lado fluye sin obstáculos, y me sorprendo a veces de lo cómplices que somos, pero habiendo siempre un hueco para las sorpresas, para la imaginación, y para los detalles inesperados.

Durante todos estos años, has sido un pilar en mi vida, que me ha dado felicidad, seguridad, alegría, algún disgusto que otro... ;-) (los dos somos fuertes y un poco tozudos...), y sobre todo, me has dado una hija que se ha convertido en el centro y la razón de ser de nuestras vidas. Ella nos complementa, nos llena y desborda lo que ya estaba lleno de amor. Nos hace conocer y compartir otro amor diferente, que tiene aún más fuerza que el que ya teníamos. Que arrasa todo lo que se ponga por delante.

Desde que nació, o mejor dicho, desde que concebimos a nuestra pequeña burbujita, cada día me sorprendes, con tu entrega a nosotras, con tu trabajo, con tus cuidados y con tus mimos. No deja de sorprenderme como has encajado y te has hecho hueco sin hacer ruido y a la perfección, en el espacio que inconscientemente Paula y yo creamos cuando nació. Un lugar en el que parecía que no cabía nadie más durante los primeros meses, pero en el que tú lograste introducirte, a veces sólo a mirar, la mayoría de las veces observando desde fuera y facilitándonos todo lo necesario para que ese puerperio fuese perfecto y no nos faltase de nada.

Y así fue. Los meses han transcurrido, y poco a poco hemos formado una familia. A veces una familia que me recuerda a una gran manada, donde compartimos todos los espacios, y todos los besos. La cama, las caricias, y en definitiva, nuestro tiempo y nuestros días.

¿Y por qué te lo digo hoy?... Porque sí. Porque es un día como otro cualquiera en el que nos hemos levantado y hemos dedicado unos minutos de ese poco tiempo del que disponemos por las mañanas para decirnos sin palabras que estamos ahí, que vamos por el mismo camino y que esperamos que esto dure y dure hasta el infinito y más allá!.

Os quiero mis amores.



miércoles, 13 de febrero de 2013

Miercoles Mudo: Atascados


Madrid y sus monumentales atascos...







lunes, 11 de febrero de 2013

Carnaval, carnaval...!

Esta semana pasada en el cole de Paula hemos tenido la semana precarnaval.

Cada día de la semana había que ir con algo diferente. Un día una prenda del revés, otro día un gorro, pañuelo o lo que fuese en la cabeza, otro un calcetín de cada color... Y el fin de fiesta llegaba el viernes que todos iban disfrazados en una misma temática, que este año han elegido como "animales".

Nosotros nos perdimos los tres primeros días de esta semana tan divertida. Mamá y Papá han estado malitos y se han tenido que quedar en casa, presas de un virus del estómago e infecciones repartidas por garganta y oídos. Mágicamente nuestra querida burbujita lo ha pasado sin pena ni gloria y sin enterarse siquiera de lo que había por casa... ¡Bravo!.

Pero aún así, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid... y que los papis se quedaban en casita a reponerse, la pequeñina se quedó a cuidarles y a disfrutar de unos días sin cole.

El jueves nos reincorporamos, y pese a llevar cinco días en casa, hemos llegado al cole sin lloros y dispuesta a pasarlo genial en la fiesta.

Como el disfraz de osito que compramos para tal efecto se componía de un mono de fieltro marrón y una especie de careta que se ataba en la cabeza, ante la negativa rotunda de nuestra prince a ponerse semejante artilugio en su cabecita, mamá haciendo uso de su súper caja de pinturas e imaginación, improvisó una carita de osita de lo más dulce que yo creo, no quedó nada mal...

Juzguen ustedes mismos...                                                                                                                                                                 Ella misma alucinaba mirándose en el espejo!!                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  
A la vuelta del cole, de la pintura de osita poco quedaba ya... pero el osito venía con muuuuucha hambre! Se comía las fresas a dos manos...











¡Lo hemos pasado de maravilla!.

Cuando yo era pequeña me encantaba disfrazarme. Tenía muchos trajes, muchos de ellos por los festivales que hacíamos de la escuela de ballet, y muchos otros que yo misma hacía que mi madre cosiese o inventase con mi ayuda, que a la pobre le daba más de un quebradero de cabeza...

Creo que es una manera divertida y saludable de jugar para los niños, y una buena manera, por qué no, de aprender jugando.

Dan rienda suelta a su imaginación y creatividad, expresan emociones y sentimientos que quizá de otra manera no sacarían.

Cuando somos niños, el mundo real y el imaginario conviven armoniosamente, se dan la mano en muchos casos, y el niño salta de uno a otro sin problemas  y disfrutando de ello.

Yo creo que es bonito y divertido jugar a saltar de un personaje a otro.

Ponerse en la piel de otros, ya sean animales, personas o cosas es bueno para todos. Les ayudará a aprender e imaginar cómo se sienten los demás, y nos ayudará a los adultos que convivimos con los niños, a saber cuál es la imagen que tienen los más pequeños de los que le rodean. Puede sorprendernos en muchos casos...

viernes, 8 de febrero de 2013

Una de Premios (rosas...)

Desde La Agenda de Mamá, estas navidades me dejaban un regalito, muy especial y muy rosa, que he guardado con mucha ilusión, y que entre mis cortos días últimamente y las cosas que se multiplican en casa por hacer, aún tenía pendiente de hacerle el post que se merece.

Lo primero dar de nuevo las gracias a la que ya no es futura mami, porque ya está viviendo en presente la maternidad en todo su esplendor, y nos lo cuenta día a día en su blog. Gracias de corazón por acordarte de nosotros.

Como siempre digo en estas ocasiones, lo más bonito de los premios es saber que hay alguien en algún lugar que ha pasado por aquí, echando un ratito de su preciado tiempo pensando en nosotros. Es bonito que a través de la red se puedan crear esas relaciones sin caras, pero tan especiales.



Y ahora, voy a contar un poquito más de nosotros, que es más o menos, lo que nos pide este premio.

Lo primero es contar 11 cosas sobre mi. Vamos allá... (parece fácil, pero a veces cuesta mirar hacia dentro...):

1. Siempre he sido bastante nocturna, y no me refiero con esto simplemente a que me guste salir de fiesta, si no más bien a que funciono mejor y me gusta más la noche, hasta que nació mi hija. Ahora no es que no me guste, es que llego al final del día con tan pocas fuerzas que sólo puedo dormir

2. Adoro y disfruto el silencio. De vez en cuando incluso lo necesito.

3. Cada vez me cuesta más y más tolerar a las personas que hablan por hablar... Los charlatanes. Gente que recurre a afirmaciones fáciles, que hablan de temas que no saben y además se creen en poder de la razón... Uff... Qué pereza me dan...

4. Odio la obsesión de esta sociedad por lo material, por lo banal y lo superficial.

5. Cuando era muy jovencita... (mucho más que ahora...;-)) tuve un gran complejo de delgada, y de algunas otras cosas... Ahora me resulta gracioso echar la vista atrás y sorprenderme con algunas de las preocupaciones que te abordan en la adolescencia.

6. Cada día que pasa, me gusta menos la televisión.

7. Soy una fan incondicional de Joaquín Sabina.

8. Me encantan el color rosa y el blanco. Éste último me transmite mucha paz, tranquilidad, claridad, limpieza (de la normal y de mente). Y el rosa es dulce, bonito, no sé, ¡me gusta!.

9. Mi destino preferido de playa, (si tuviera que elegir uno...), Ibiza y Formentera. Me enamoré de estas islas desde el primer momento que las pisé.

10. Me llama mucho la atención todo lo que tiene que ver con el movimiento hippie. Me parece que era una filosofía con un trasfondo bonito, idealista y cargado de buenas intenciones.

11. Cuando un libro me gusta, suelo releerlo al cabo de un tiempo de haberlo leído. Por ejemplo, "La Historia Interminable", "Momo" y "Como agua para chocolate" son ejemplos de libros que he leído hasta tres veces.

¡Y ahora! más cositas sobre mi, esta vez en respuesta a las preguntas de nuestra recién estrenada mamá!:

1. ¿Por qué empezaste a escribir tu blog?.
Siempre me ha gustado mucho escribir, y ya llevaba tiempo con la idea del blog desde que vi la película "Julie and Julia". Cuando logramos por fin el tan ansiado embarazo, ¡estaba claro!, ya teníamos el tema!. El Papá Burbujita lo materializó y lo hizo realidad.

2. ¿Tienes hijos?. ¿Por qué quisiste tenerlos?.
 Sí, una hija. No lo sé muy bien la verdad... Siempre quise, casi desde que tengo uso de razón. Son fruto del amor, aunque suene muy cursi. Pero la idea de dejar una parte de nosotros aquí e intentar crear personas buenas y felices que hagan de este mundo algo, aunque sea un poquito mejor, me parece algo precioso.

3. ¿Cuánto tiempo tardaron en llegar?.
Dos laaaaaargos años.

4. ¿Cuál fue tu reacción en el momento que supiste que estabas embarazada?.
Nos abrazamos el papá y yo, sin haberlo asumido todavía y con los ojos llenos de lágrimas de alegría!.

5. Algún consejo para la búsqueda/maternidad.
Para la búsqueda, mucha calma, mucho amor y fuera agobios! Siempre pensando que es una cuestión de tiempos, y que todo llega... Y ya lo creo que llega.... Para la maternidad, mucho amor también! Y fuera prejuicios... Copiando a la publicidad de cierto banco, ¡vamos a desaprender!. Este es mi mejor consejo para la maternidad. Desaprende todo lo que habías aprendido en tu vida y déjate llevar por tu amor hacia tu hijo.

6. ¿Qué le pides al nuevo año?.
Mucha salud para mi pequeña, para nosotros y para la familia. El resto ya lo pongo yo!

7. ¿Eres supersticiosa?.
Nada.

8. Un secreto "inconfesable".
...... Es que no lo puedo confesar, aquí nos oye mucha gente... je je... ;-))

9. Cuéntanos una situación en la que pensaste "Tierra, trágame".
Tengo miles!!!!!!! Pero una de las últimas que ya conté en su día en el blog... Cuando nos presentamos en la consulta del cardiólogo embarazada de casi 7 meses, para una ecocardio fetal porque no habían podido ver el corazón de la pequeña en la ecografía de las 20 semanas, y justo antes de entrar saco el volante para la prueba, que necesitaba autorización y por supuesto había olvidado pedirla, y tras el primer agobio del momento de pensar que no nos iban a recibir sin la dichosa autorización, pero rápidamente cogimos el teléfono, boli en mano para solucionarlo..., y DE REPENTE leo: ...."¡¡¡Cultivo vaginal!!!", ¡me había equivocado de volante!. Ups... :-S .... "Tierra, trágame..." (Finalmente nos hicieron la prueba).

10. ¿Qué es lo que más te gusta de ti?. ¿Y lo que menos?.
Uy... Qué difícil... Lo que más me gusta de mi, en este momento de mi vida, es la resistencia y fortaleza física y mental que mi cuerpo demuestra día tras día ante el cansancio, a veces más físico, a veces más psíquico y a veces los dos, pero siempre al final consigo levantarme, aunque hay días que llego a dudar de que podré hacerlo, y la miro y comienzo el día sonriendo. Lo que menos me gusta, los miedos. Soy una persona tremendamente miedosa.

11. ¿Cómo es un día cualquiera en tu vida?.
Me levanto, disfruto de un buen rato de lactancia, besos, caricias. Vamos a la guarde y al trabajo los tres juntos. Despido al papi en su trabajo, y continúo hacia el mío. Salgo y vuelo a por la pequeñita que me espera ansiosa. Más teta, juegos, besos, risas, llantos, caricias, baños, cenas, un ratín pequeño de relax en el sofá y a dormirl. Eso sí... El fin de semana no tiene nada que ver. Ahí nos resarcimos los tres de estar unos con los otros!

Y ahora, toca pasarlo a 11 blogs. Y los premiados sonnnnn:

1. Aprendiendo a ser mamá.
2. Cuidando la luz de tus ojos.
3. My points of view.
4. Historias rosas y un príncipe azul.
5. Descubriendo la magia de la maternidad.
6. Mamirami.
7. Mi mamá me mima.
8. Kangurita, tú y yo.
9. Batallitas de mamá.
10. Diario de la familia López García.
11. Hogar-Mujer.

Y ahora, haciendo algo de trampita, y puesto que me ha encantado y divertido mucho contestar a tus preguntas, repito las mismas que me han tocado. Esas serán las que habrán de contestar las afortunadas!.

Y ahora, tenemos otro premio pendiente de publicación que nos viene desde un blog que se llama Acompáñame, me gusta por su dinamismo y el positivismo que desborda.

El premio es:


Así que ¡hoy vamos de premios rosas! . Y es genial, ya sabéis, ¡me encanta el rosa!.

Las reglas de este premio son las siguientes:

- Nombrar a la persona que te lo ha otorgado y poner un enlace a su blog, que queda hecho en la presentación del premio.
- Dar el premio a otros 15 blogs que te gusten. Pues como hay que otorgarlo a 15, reincido en los 11 que ya he nombrado, que ¡se llevan premio doble, y le añado estos cinco!.

1. El embarazómetro.
2. La agenda de mamá.
3. Creciendo con Emma.
4. Nakadi Barcelona.
5. Elisabet Rules.

- Compartir 7 cosas sobre mi. En esto me he superado... He compartido 11, más todas las preguntas contestadas.
- Y por último, hay que avisar a los premiados con un comentario en su blog. A ello voy! ;-)

Enhorabuena a tod@s. Es un placer para mi leer cada día tantos y tantos blogs amigos que me enseñan, me entretienen, me emocionan, me hacen reír y a veces, por qué no, llorar.

Por eso y por mucho más, van estos premios.

¡Feliz viernes!






miércoles, 6 de febrero de 2013

Definición de "pasárselo pipa"

sábado, 2 de febrero de 2013

Entre golpes y vacunas

Esta semana ha sido complicada.

Últimamente no me sorprende nada llegar a buscar a Paula al cole y encontrarla con un pantalón o jersey diferente al que llevaba por la mañana. Suele ser porque ha vomitado a lo largo del día. La profe, educadora, o señora que está a su cargo durante el día... porque la verdad es que ninguno de los nombres me gusta demasiado, me dice que vomita por los mocos que tiene, porque se le acumulan las flemas y le hacen vomitar. Lo cierto es que en casa tiene los mismos mocos que pueda tener allí, y jamás ha vomitado... ¿casualidad??... no lo sabemos, pero este tema ya me está mosqueando. Aunque como no es el asunto que nos ocupa, y eso da para otro post (o para unos cuantos si me pongo...), dejaré el tema aparcado.

El caso es que esta semana me la encontré con otra ropa según la vi al entrar por la puerta de la clase. Y su profe me dijo, "es que tiene un chichón... y del berrinche ha vomitado". Mis tripas suben hacia mi garganta y me pongo casi a temblar cuando me acerco y veo su frente con un "huevo" que ocupaba más que ella...

Resulta que estaba sentada en el suelo, y un niño le ha empujado por detrás, dándose de esta forma con la frente en el suelo.

Vaya por delante que no soy tan ingenua para pensar que mi hija no se va a golpear ni caer jamás, no puedo ni quiero encerrarla en una burbuja. Pero la sensibilidad y delicadeza en los momentos adecuados, es un don del que al parecer esta señora carece por completo. ¿Cómo si no me iba a decir textualmente que "no pasa nada" y que "son cosas que pasan", explicándome además que había sonado como si se hubiese caído desde no sé dónde...?.

¿Qué no pasa nada?... Pues mire usted, sí que pasa. Pasan muchas cosas. Pasa que mi hija se ha dado un golpazo inmenso y yo no estaba allí para cuidar de ella y consolarla. Pasa que se ha llevado semejante berrinche que hasta ha vomitado, y yo tampoco estaba allí para acompañarla. Que me habrá echado de menos en su dolor y su rabia. Pasa que me doy cuenta que está en un lugar donde hay tantos niños a cargo de una persona que a ésta no le da tiempo a llegar a tiempo para evitar que un niño con mucha más movilidad y fuerza que mi hija, pueda empujarla contra el suelo con el peligro y daños que podría ocasionarle. Pasa que no me gusta que se relativice este hecho hasta el punto de considerarlo algo normal que puede y que va a ocurrir de forma habitual.

Para rematar el colmo de la delicadeza y saber hacer, resulta que todo esto lo adereza con que mi hija es más pequeña y está menos espabila que otros niños de su curso... ¿¿¿¿Perdónnnnn?????. Este tema también da para mucho, así que prepararemos otro post con ésta y otras lindezas.

Entre tanto, también nos ha tocado visitar a la pediatra porque la tos y los mocos persisten desde hace ya meses y no les vemos fin. Afortunadamente, el pecho está bien, así como los oídos y garganta. Es decir, sólo moco. Nos libramos por esta vez.

También nos ha tocado pinchazo!. Vacuna triple vírica. La rubeola, el sarampión y las paperas. Ésta nos la tenían que poner a los 12 meses, pero con el tema de las huelgas de sanidad y haber estado con fiebre y otitis, se nos ha ido retrasando hasta ahora. Es una vacuna viva, y que por tanto le puede incluso hacer pasar alguna de las enfermedades. Suele hacer su efecto, si lo hace, en una semana o diez días, así que hay que vigilar y controlar síntomas.

¡Odiamos las vacunas!...

No, es broma. No las odiamos. Sabemos que son buenas y necesarias, ya contábamos nuestra postura aquí, y por eso nos las ponemos. Pero es que mami y papi sufren horrores cada vez que nos toca la inyección. Y tan sólo dentro de un mes nos tocan tres pinchazos en un día!! Buaaaaaaa...

Por suerte, mamá la sostenía en brazos dándole un gran abrazo y enseguida se nos pasó el disgusto.

Así que hemos cogido el finde con más ganas que nunca y lo estamos pasando de maravilla. Se nos han pasado todos los males y sólo queremos jugar y jugar!. Ahora vamos a estirar el domingo todo lo que podamos para que el lunes tarde muuuuuuuucho en llegar.

Ta mañana!

En anteriores capítulos de 'Burbujita' :