martes, 11 de febrero de 2014

Te deseo, querida hija...

Muchas veces, cuando te imagino dentro de unos años, caminando por el mundo con tu mochila imaginaria a la espalda, repleta de todas las cosas que te hayan pasado, las que hayas sentido, los acontecimientos felices y los más amargos, todos ellos haciendo de ti la personita en la que te convertirás y de lo que dependerá tu felicidad, aunque intento con todas mis fuerzas no tener ninguna expectativa de lo que serás ni de lo que elegirás hacer y no hacer, no puedo evitar tener muchos deseos para ti, deseos que se basan en el ferviente empeño de intentar que logres tu felicidad plena ayudándote a desarrollarte como la persona única en el mundo que eres, que hagas en cada momento lo que creas más oportuno, siempre desde el respeto y la empatía, que no te dejes llevar por los preceptos que nos vienen ya marcados de lo que se supone que está bien o está mal, sólo basados en opinicones y premisas perpetuadas desde hace siglos, por el simple motivo de no cuestionar lo que nos han enseñado, lo que "todo el mundo hace", lo que se ha ido convirtiendo en lo correcto, tan sólo porque sí.

Por eso, cuando pienso en ti, querida hija, tengo millones de buenos deseos y tan sólo una herramienta para hacer que se cumplan, el ejemplo que cada momento y cada día tratamos de ser en tu vida.

Deseo de todo corazón y con todas mis fuerzas mi pequeña...

- Que seas desobediente. Obediencia, que palabra tan fea y tan empleada para hablar de las virtudes que debe tener un niño. Deseo que no obedezcas nunca a nadie, deseo que actúes siempre según tus principios y que como mucho tomes los consejos cuando lo necesites, de las personas que te quieran, y pienses siempre en el porqué de seguir una norma o actuar de una determinada manera.

- Que no respetes a las personas mayores. Espero hija mía, que respetes siempre a todas las personas y seres vivos. A los mayores, a los pequeños y también a los medianos.

- Que no seas aplicada en el cole, para tener un buen futuro. Deseo de corazón que seas aplicada en cualquier lugar, en cada cosa que te propongas y que cada día de tu vida no pierdas nunca las ganas y la ilusión por aprender y conocer cosas nuevas.

- Que no te comas todo lo que te han puesto en el plato, si no tienes más ganas. Espero que la alimentación sea para ti un placer y una manera de saciar tus necesidades y no más.

- Que no te estés quieta. Que te muevas, que saltes, que corras, que bailes, que juegues hasta no poder más.

- Que no conjuntes la ropa y los colores como se nos ha dicho que pega más, sino como más te venga en gana. Que no vistas por apariencias y otras cuestiones raras. Que uses la ropa para tu comodidad, tu gusto y tu diversión. Me muero de amor y de risa, cuando te veo cómo disfrutas ya desde tan pequeñita, jugando a ponerte y quitarte zapatos, y a ponerte bailarinas de brillantina con pijama y chandal, je je... ;-)

-  Que no aceptes como válido y cierto nada porque sí, ni porque lo diga yo, ni porque lo diga papá, ni porque lo diga nadie. Que te cuestiones cada cosa que te digan, que leas, que escuches, que veas. Eso siempre te hará aprender y mejorar.

- Que no dejes que se te coaccione, ni se pongan límites a tu imaginación, a tus proyectos y a tus metas.

- Que no dejes que la ambición entre en tu vida.

- Que no pierdas nunca la capacidad que tienes ahora de disfrutar de los pequeños momentos. De un besito al despertar, de un pedacito de queso recién cortado, un paseo hasta la plaza en tu triciclo, de esas primeras sensaciones, como la de la arena de la playa en tus pies...


En definitiva querida hija, te deseo que seas muy feliz. Que no dejes que nadie te imponga lo que tienes que hacer por ningún motivo, ni porque sea más mayor, ni porque tenga más estatus, ni porque sea de diferente sexo, color o altura.

Que rías, sueñes, llores, bailes, te enamores, que viajes y disfrutes la naturaleza, leas, aprendas y aprendas y nunca pierdas la ilusión por aprender más y más.

Para ello tengo plena confianza en ti, mi amor. Confío en la buena persona que eres y serás. Y en las buenas decisiones que seguro aprenderás a tomar. Confío en que sabrás apreciar lo que te hemos transmitido desde que naciste, las ventajas y las bondades de tratar con respeto, de dar amor por encima de todo, de intentar ante todo ponerse siempre en el lugar del otro, antes de juzgar, antes de decir, antes de hacer.


11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias guapíssssima!! Un abrazo grande grande.

      Eliminar
  2. Con todo lo que con amor aprenderá y con lo que aprenderá de tanto amor, seguro que será muy feliz :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, de corazón Vero... Es lo mejor que podemos ofrecerles a nuestros pequeños verdad?...
      Muchos besos!

      Eliminar
  3. Preciosos tus deseos que sin duda se cumplirán.

    Ojalá enseñaran en el cole este tipo de cosas, en verdad son las cosas importantes de la vida.

    Yo también deseo todo eso para tu niña, y para los míos y para todos los niños... y así sin duda lograrán cambiar el mundo.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchíssssimas gracias Mayte!!. Ojalá de verdad en los coles se preocuparan un poco más por la singularidad de cada niño y no tanto por cómo se portan...

      Es una bonita afirmación. Me encanta pensarlo así. Me encanta pensar que a través de la crianza que damos a nuestros pequeños, podemos poner un granito de arena para cambiar el mundo.

      Mil besos.

      Eliminar
  4. Hermoso! Yo soy docente y aunque me vuelvan loca prefiero a los revoltosos y desobedientes que a los que asienten sin saber por qué. Siempre que establezo reglas en el aula detrás hay un por qué y si se cuestiona les explico que si lo saben fundamentar, válido será. Aunque tdv mi niño es muy pequeño siempre que le digo que no le explico por qué (que es peligroso, que se puede lastimar, que se puede romper). Es tan delgada esa línea a veces...y es tan difícil que la rutina no nos corrompa. Es un esfuerzo diario, arduo y q muchas veces va contra la corriente, pero que vale la pena totalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!. Qué alegría escuchar (véase leer) palabras así de alguien que se dedica a la docencia... Pasan gran parte de su tiempo en la escuela y me parece taaan importante que se les transmitan también allí, valores como la libertad, el respeto mutuo y la empatía.

      Un abrazo grande y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  5. Yo deseo de todo corazón q se cumplan tus deseos.

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Mil besos. Qué alegría da siempre verte por aquí!

      Eliminar

!Nos encantan los comentarios!

En anteriores capítulos de 'Burbujita' :