martes, 8 de abril de 2014

En busca del cole perfecto...

El cole perfecto no existe.

Supongo que como todo en esta vida, para gustos los colores, y para gustos los coles. Depende de lo que cada uno busque para el futuro de sus hijos, así encontrará ideal un centro u otro, un tipo de enseñanza u otra. De todo tipo de opiniones me estoy encontrando por el camino. Incluso hasta me encuentro personas que no se guían sólo por lo que prefieran educativamente hablando para sus hijos, sino que se guían por el número de horas que determinado colegio les permita tener dentro a los niños.

"Este cole está hasta las cuatro, este otro hasta las cinco... Aquel de allí tiene actividades extraescolares hasta las seis, que es cuando yo vuelvo del trabajo...".

No quiero eso. Quiero que seamos los tres los que nos adaptemos a esta nueva etapa, y no solamente ella la que tenga que adaptar su horario, su educación y su vida, a nuestros trabajos y a la vida que nosotros nos habíamos creado sin contar con otra persona más, que ahora cuenta y que es mucho más importante que todo eso.

Mi cabeza en los últimos meses no para de dar vueltas y más vueltas, se centra en un único objetivo, el más importante en este momento, de ello dependerán probablemente los próximos doce años de mi hija.

No existe el centro que reúna todas las características que me gustaría. No me puedo permitir la no escolarización anticipada. Y no estoy dispuesta a renunciar a ciertas cosas. Con todo esto voy poco a poco elaborando una lista de prioridades que me permiten ir desmarañando el cacao que tengo en mi cabeza. Escribirlo me hará mucho bien, me ocurre siempre...

- Quiero y no estoy dispuesta a renunciar para mi hija, una enseñanza pública. Las razones las hay a montones. No acabaría... Para mí, la educación no es, ni debería ser nunca una empresa, la educación es un derecho, un bien que todos y cada uno de los miembros de una sociedad deberían defender, perpetúar y poner al alcance de absolutamente todos las personas que habitan en ella. Por más que se empeñen nuestros políticos en deteriorarla cada día más, en reducir al mínimo su dotación, y en hacer que se convierta en una enseñanza de segunda, para ciudadanos de segunda, yo voy a seguir en mis trece, quiero defenderla desde dentro, seguir creyendo que entre todos podemos hacer que sea la educación de calidad y digna que nuestros hijos merecen. Ni siquiera es una cuestión económica, quitaría de donde fuese y como fuese si estuviese convencida que hago lo mejor para ella llevándola a un colegio privado. Es una cuestión de principios.

- Quiero y no estoy dispuesta a renunciar a un horario lectivo intensivo de 9 a 14:00 h. y no partido, teniendo clases por la mañana y por la tarde. Esto es fundamental para mí, y creo que para ella también lo será. Ya veré cómo nos lo montamos, qué horarios me modifico y de donde arañamos, ya veré si tenemos que contar con ayuda de terceras personas o qué narices haremos. Pero esto es algo que está claro, cristalino. Las jornadas maratonianas de cole no serán para nosotros. Son demasiadas horas las que pasan y demasiadas las exigencias que se les piden para lo pequeños que son. Por las tardes tienen sueño, están cansados, se aburren de tanto prestar atención y lo que quieren y necesitan es jugar, aprender a través del juego, compartir tiempo en familia, descansar, hacer nada y todo a la vez...

- Quiero cercanía del centro, lo suficiente para que se pueda ir caminando. Da igual si se tarda un poco más o menos. Pero ese tiempo también es importante. Llegar en coche de puerta a puerta y salir en coche de puerta a puerta de nuevo... no es lo que me gustaría. Creo que les va muy bien ese ratito de caminar al aire libre, correr, ir saltando y mirando mil cosas por la calle, descargar tensiones y energía, compartir camino con algún que otro compañero, moverse, que ya tienen tiempo todo el día de permanecer en espacios acotados y la mayoría del tiempo sentados.

- Quiero seguridad y unas instalaciones  adecuadas que no resulten para ella la inmensidad que mi cabeza imagina para una persona tan pequeñita. Me gustaría que no se les haga todo taaaaan grande. Que sea adecuado y accesible, pensado por y para ellos. Espacios al aire libre, aulas con mucha luz natural y con sitio para moverse libremente, sin agobios.

Además de estas cosas, quiero unas cuantas más. Quiero respeto. Respeto a los ritmos, los físicos, los emocionales y también los intelectuales.

Quiero empatía y acompañamiento. Procesos de adaptación graduales y con cariño.

Me gustaría que el trabajo diario no fuese simplemente establecido mediante unidades didácticas que impliquen sentar a los niños en una mesita a hacer cada día una ficha, que muchas veces les aburre o no les motiva en absoluto. Preferiría más tiempo de juego libre, de actividades que se propongan entre todos y no siempre tan dirigido.

Lo que tengo más claro de todo, es que por encima de expedientes académicos, de enseñanza de idiomas, de que aprendan a leer a los 4 o a los 5, de que sean los mejores en los resultados de no sé qué prueba...es que quiero que sea un lugar en el que sea feliz, que le motiven, que haga amigos, que aprenda a parte de matemáticas, lengua y "cono", valores como el respeto a la diversidad, el valor de la amistad, la solidaridad, la empatía. Estoy convencida de que el resto viene sólo.

Lo que quiero para el futuro de mi hija es que sea feliz, que respete a los demás y a ella misma, haciendo lo que más le guste, aprendiendo, leyendo, conociendo. Me da igual si es arquitecto, médico, actriz, empresaria o malabarista. Ojalá estudie donde estudie, sepan y sepamos transmitirle la motivación por aprender cosas nuevas, por emprender, por crear, porque estoy convencida que es lo que más falta hace en este mundo.

Para cumplir en la medida de lo posible todas estas expectativas valoramos dos opciones. Complicado según algunas mamás me comentan, que te den tu primera elección. Yo prefiero pensar y confiar en que no tod@s tenemos la misma escala de prioridades y de esta manera nos dividiremos entre los diferentes coles cercanos.

Aún me queda una visita a nuestra segunda opción y entrevistarme con la jefa de estudios, para terminar de tomar decisiones y realizar con tembleque la dichosa matrícula...









5 comentarios:

  1. Ufff que momento guapa.
    No te puedes imaginar los quebraderos de cabeza que tuve yo hasta que me decidí a escolarizar a los mellizos.
    Finalmente para mi era prioritario lo de ir al cole caminando, que fuera un cole pequeñito y con jornada continúa.
    El cole de Villamanta reunía las dos primeras, le faltaba la tercera. Por fin este año conseguimos la jornada.
    Después de esto sólo decirte que luego depende mucho del profe que les toque, mucho más que del cole.
    ¡Mucha suerte amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga!!. Creo que tienes razón, influye mucho el profesor o profesora que te toque. Y eso en el fondo me asusta un poco.

      Me alegro mucho que hayáis conseguido casi el cole perfecto!! Jeje ;-)

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Mucha suerte!! Cómo dices el colegio perfecto no existe, pero seguro que hay alguno que se asemeje demasiado, aunque cómo te dicen por ahí, influye mucho el profesorado. AL final, es triste pero es así, parece que se cumple eso de "cría fama y échate a dormir" :(
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me temo que sí. La dirección y el centro influyen, pero como te toque un profesor con el que no encajes... puede hacerse muy muy duro...

      Ya iré contando... Un abrazo grande y gracias por los ánimos!!

      Eliminar
  3. Anda pues yo no sabía lo de jornada intensiva, que bien! lástima que vivimos en un pueblo que solo tienes tres colles y ninguno tiene este horario.

    ResponderEliminar

!Nos encantan los comentarios!

En anteriores capítulos de 'Burbujita' :