martes, 15 de abril de 2014

Nuestro huerto en casa (Segunda parte)

Los días pasan... Y a pesar de que el frío volvió por unos días para recordarnos que el veranito aún no se va a quedar en nuestras vidas, el solecito sigue haciendo su trabajo y nuestro huerto va tomando forma.

Los guisantes que plantamos en semillero, en espera de que algún brote verdecito hiciera asomo por entre la tierra, no se han hecho mucho esperar. ¡Qué alegría verles asomar y crecer a una velocidad de vértigo!. Paula quiere tocar todo el rato sus hojitas. Se acerca y se lo enseña a todo el mundo que quiera verlo, mientras le dice "no se coca... sólo juave" (no se toca, sólo suave), mientras pasa sus deditos con mucho cuidado por los brotecitos verdes.










Ahora ya están mucho más altos!!. Esta foto es del fin de semana y parece que si te das la vuelta cinco minutos, cuando vuelves a mirar, ¡ya están más grandes!. Esta Semana Santa, aprovecharemos para trasplantar las matas a su lugar definitivo en el jardín, y de paso plantar los girasoles que aún nos faltan.

Las tomateras están que da gusto verlas. Cada día cuando cae la tarde, nuestra pequeñina, junto con papá o mamá, coge la manguera y riega bien todo el huertecito, y el resto de plantas, y su ropa, y sus zapatos, y los de papá, y todo lo que se le ponga por delante! je je ;-)

Estamos disfrutando mucho de nuestro pequeño trocito de jardín. Con las plantas, con el huerto, y con la nueva casita-túnel-tienda de campaña que los abuelos le han regalado ¡y que le encanta!, porque todo lo que sea meterse dentro o debajo de algo, simulando una casita le vuelve loca...


 Y así pueden pasar las tardes enteras, casi sin enterarnos... Qué maravilla...

1 comentario:

  1. Me encanta ver y saber que la burbujita esta bien y lo mejor sembrando :)

    ResponderEliminar

!Nos encantan los comentarios!

En anteriores capítulos de 'Burbujita' :