jueves, 5 de junio de 2014

Habemus cole...

Pues sí. Tenemos plaza en el cole que habíamos puesto en primera opción y si nada cambia, Paula comenzará Educación Infantil en Septiembre.

La noticia no me ha puesto especialemente alegre, no he dado saltos de alegría ni he descansado mentalmente como veo en otras mamás y papás que ocurre cuando se enteran de que les adjudican el cole que querían. Simplemente, está ahí.

Quizá es que ninguna de las tres opciones que habíamos puesto me disgustaba, así como ninguna me convencía del todo.

Este fin de semana, dentro del ciclo de conferencias "Conociendo a Nuestros Hijos", he podido escuchar a Laura Mascaró Rotger en la conferencia "Educando en Libertad", que nos hablaba de otras formas de educar, que se salen de lo convencional, que se alejan de la educación que el sistema contempla como única opción pero que no siempre es la mejor.

La educación en casa no es una opción para nosotros por muchas razones, pero sí nos gustaría que nuestra hija tuviera una enseñanza lo más libre, respetuosa y adaptada al momento de su desarrollo posible.

Hay escuelas que promueven e implantan esto al cien por cien, pero no están a nuestro alcance en muchos sentidos. Así que dentro de las posibilidades, hemos elegido lo que considerábamos mejor.

Nos encanta del cole de Paula que tienen un horario intensivo (de 9 a 14:00 h.) y por tanto sus horas lectivas, terminarán a medio día, lo que me parece fundamental para que pueda tener tiempo libre, muuuucho tiempo libre que le permita jugar y jugar, la mejor manera que tiene un niño de 3 años para aprender, desarrollarse de un modo saludable y conocer su mundo más cercano.

Es un edificio muy abierto, con mucha luz natural, de sólo dos plantas y con estancias amplias, espacios al aire libre, patios habilitados a diferentes grupos de edad y muy bien cuidado.

No nos gusta mucho que se lleve uniforme, y aunque algunas personas ya con experiencia en el tema, me hablan maravillas del uniforme y de lo cómodo que es para los papás, sigue sin gustarme mucho ese tema, porque a pesar de que le reconozco una labor de evitar cualquier discriminación por el aspecto y la ropa que cada uno lleve, no deja de ser una forma de estandarizar a los alumnos y no fomentar su individualidad, algo tan valioso, y a su vez no fomenta el respeto a las diferencias y a la diversidad. Pero lo cierto es que esto para mí era un mal menor y con el tiempo podré hablar con más criterio sobre si es tan malo o tan bueno.

Sin duda, lo que más me gusta del colegio al que finalmente irá Paula, y con lo que cada día estoy más contenta y emocionada, es que siguen un enfoque de APRENDIZAJE POR PROYECTOS.

El aprendizaje basado en proyectos, no usa libros de texto por norma,  es un método basado en el estudiante como protagonista de su propio aprendizaje. Consiste en la realización de un proyecto, que suele hacerse en grupo, que puede ser elegido por los alumnos, por el profesor o por ambas partes, que surge de propuestas que van surgiendo en función de los intereses y las motivaciones de aprendizaje de los alumnos.

A partir de la elección del proyecto, y de la pregunta o preguntas que se generan, los alumnos comienzan un proceso de búsqueda de información, de análisis, puesta en común y sobretodo incita al ejercicio de pensamiento crítico.


Los objetivos de esta metodología son entre otros, formar personas capaces de interpretar los fenómenos que ocurren a su alrededor y desarrollar la motivación por el conocimiento y el aprendizaje. A través de experiencias y actividades mucho más atractivas y que promueven el que el alumno se involucre en su propio aprendizaje, y que lo vea como algo más real y útil en su día a día, pienso que es mucho más fácil conseguir la motivación que tanto falta en las escuelas a veces.

De esta forma, el profesor también está más involucrado e incluso yo creo que motivado, que si se sigue simplemente el índice de un libro o un cuadernillo de fichas. Todo va surgiendo y fluyendo sobre la marcha y en el día a día.


La verdad es que pinta bien. Y es lo más parecido, dentro de lo que está a nuestro alcance en todos los sentidos, a lo que buscábamos.

Me sobran los miedos a la nueva etapa, me falta un poquito de fuerza para afrontar los cambios que nos esperan el nuevo curso. Todo lo que me pasa por la cabeza gira en torno a una idea y es conseguir que la pequeña se adapte a su nueva vida de la mejor manera y que sea feliz, con su nueva profe, con sus nuevos compis y en su nuevo cole.

Tenemos todo un verano por delante para ir haciéndonos a la idea...


6 comentarios:

  1. Estoy segura de que habréis acertado con la elección.

    Dentro de los ideales que tenemos cada uno hay que adaptarse a las opciones que se tienen, no hay que ser radical ni obsesionarse con nada. Hay que confiar y perder el miedo.

    Que el cole tenga jornada continua ya es una maravilla. En cuanto al uniforme yo era la enemiga numero uno y ahora reconozco que tiene muchas ventajas.

    Besos y mucha suerte en la nueva etapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mayte!!

      Tienes razón. Tenemos que adaptarnos a lo que nuestras posibilidades nos permiten. Pensar en lo que no puede ser sólo nos mantiene infelices.

      En cuanto al uniforme yo también siempre lo he visto como enemigo porque sólo le veo las desventajas... A partir del año que viene, veremos a ver si me reafirmo o me retracto totalmente!!! Je je...

      Gracias por pasar y por tus palabras.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Seguro que todo irá bien y el proceso de adaptación será facil, es otra nueva etapa y claro que cada vez nos van dando mas miedo, pero piensa que ellos son capaces de enfrentarse a cualquier cosa cuando saben que mamá y papá van a estar ahí.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchíssimass gracias!!!. Eso espero. Que todo vaya bien en su nueva adaptación. Son tantos cambios... Y a veces queremos proteger tanto, que nos preocupamos con antelación por cosas que quizá luego ellos nos den lecciones de saber llevarlo y de adaptación. Seguro que sí!!

      Un abrazo grande y gracias de nuevo!!

      Eliminar
  3. Mi hija la mayor está en un cole similar, y ahora la peque también entrará, para mi sí que ha sido un poco alivio, saber que irán al mismo cole porque hubiera sido algo muy difícil de llevar si hubieran ido a colegios diferentes (aunque no sé si eso puede pasar)
    El uniforme una vez te acostumbras, creo que es acertado, muy cómodo para los padres y a ellas les da igual porque no se plantean otra cosa, y luego cada uno tiene su caracter, su forma de participar en clase...
    Lo de trabajar por proyectos es genial, la maestra de mi hija es muy trabajadora y se agradece..
    en nuestro caso las aulas de infantil están separadas de las de primaria, todas en un modulo de una sóla planta una de las paredes es toda de cristal, imagina la luz que entra!! me encanta, el patio es un pinar, de vez en cuando pasean las ardillas.. me gusta mucho ese entorno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir tu experiencia y tus pensamientos sobre el tema. No sabes cómo me ayuda contar con los testimonios de personas que ya estáis pasando por ello. Lo que cuentas del cole de tus hijas parece una maravilla. Ojalá nosotros también estemos tan encantados. Seguro que sí!.

      Respecto a que estén los hermanos juntos, me parece fundamental, no sólo por las dificultades que pueda suponer para los papás llevarles a coles distintos, que son muchas, sino para ellos... Supongo que es mucho mejor para ellos saber que tienen a sus hermanos cerquita y en el mismo centro.

      Lo dicho, muchas gracias por tus palabras. Un abrazo!

      Eliminar

!Nos encantan los comentarios!

En anteriores capítulos de 'Burbujita' :