miércoles, 10 de septiembre de 2014

El cole de mayores

Yo la sigo viendo tan chiquitita, porque en el fondo es tan chiquitita... Que me cuesta una barbaridad enfrentarme a las nuevas etapas que implican cada vez una independencia mayor, y una separación mayor...

¿Por qué tendremos tanta prisa en hacerlos grandes?, ¿en hacer que sean independientes?...

El cole de mayores comenzó. El primer día sólo fue una hora, de 12,00 a 13,00 h. Paula entró tranquila, se colocó en su fila, se agarró a la camiseta del niño que llevaba delante tal y como le dijeron (es taaaan buena), y así se mantuvo, contra viento y marea a pesar de que el niño se esforzaba y se esforzaba por quitar sus manitas de su camiseta... :-(

Cuando fui a buscarla, su profe Ana me dijo que había estado regular. Había llorado y, aunque se había dejado consolar y había participado haciendo lo que todos hacían, lo había pasado un poco mal. Me parte el corazón, no lo puedo evitar... Ya sé que es un proceso, que es algo natural y que se adaptan poco a poco, pero es que no soporto verla sufrir.

Cuando salió, aún traía pucheros y suspiros, pero estaba tranquila. No monta escenas, no patalea, ni saca su rabia. Ella si está triste, simplemente llora.

Después en la entrevista que tuve con su profe Ana, me llevé buenas sensaciones. Parece una persona tranquila y paciente, cariñosa y comprensiva con lo que les toca pasar. Ha sido madre hace poco, comparte varias de las ideas que yo tengo en torno a la crianza, charlamos sobre la información que nosotros previamente habíamos tenido que escribir sobre nuestra Pauli, (he de reconocer que rellené estos papeles un poco a la defensiva ante preguntas sobre dependencia de los padres, estrategias para conseguir lo que quiere, hábitos de sueño... pero según íbamos hablando me di cuenta que teníamos más en común de lo que sospechaba), nos dio la enhorabuena por colechar y nos contó entre bromas que ella era de las que antes de ser madre aseguraba que no dormiría con los niños, pero que ahora está encantada de hacerlo ;-), y en definitiva fue una charla agradable, distendida y que nos tranquilizó bastante.

Hoy, su segundo día, parece que ha sido mejor. Entró igualmente tranquila. Y cuando salió, su profe Ana me dijo que había llorado un poquito cuando entró pero luego había estado bien.

Espero y deseo que cada día sea un poco mejor y que Paula sea muy feliz en su nueva etapa.

Nada deseo más que eso. Tenemos un invierno por delante lleno de proyectos y mucha ilusión, y lo que más necesito para estar al cien por cien es ver y saber que mi pequeña es feliz. Con eso nosotros, estaremos bien.


8 comentarios:

  1. ÁNIMO GUAPA! poco a poco se acostumbrará al nuevo cole y luego estará encantada. Casi lo pasamos peor las mamis... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay sí.... Muchas gracias de verdad. Me angustia mucho que pueda sentir miedo, abandono... Espero de corazón que poco a poco de sienta cómoda y feliz en su nuevo espacio.

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. ¡Una profe que os da la enhorabuena por colechar! ¿Qué más quieres?????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!!!! Tienes razón Mayte... ¿qué más se puede pedir??? ;-)

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  3. Suerte en esta nueva etapa!!!! está muy linda la burbujita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa!!! Cómo cuestan las nuevas etapas...

      Mil besos y gracias!!

      Eliminar
  4. Animo!!!!! Se hace muy cuesta arriba , yo estoy igual que tú, con un nudo en el estómago...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana!!! Es verdad!! Que tu pequeño también se incorporaba este año... Espejo que todo esté yendo muy bien!. Para nosotros está siendo durillo... Para ambas...

      Un abrazo grande.

      Eliminar

!Nos encantan los comentarios!

En anteriores capítulos de 'Burbujita' :