martes, 24 de junio de 2014

Cambios y más cambios...



Se acabó el curso de la guarde como tal... Se graduó nuestra pequeña.

De un día para otro y sin apenas enterarnos que estábamos dentro, se esfumó la operación pañal. Sin agobios, sin disgustos, y sin nada muy especial que contar o dedicar ni escribir en un buen post.

Una llamada tardía nos avisaba que había que formalizar la matrícula del nuevo cole que nos espera en septiembre, y que sólo teníamos un par de días... Será nuestro subconsciente, que diría Freud, que nos está traicionando y dejando ver las pocas ganas que tenemos de tanto cambio.

Encargado y pagado el uniforme (que no es más que un chandal al menos este año), que vestirá un día tras otro a lo largo del invierno.

Vamos, una pista tras otra que no dejan lugar a dudas. Nuestro bebé crece y crece... ¡Sin pausa y con mucha prisa!, mucha más de la que a esta mamá le da tiempo a procesar. Paula mi amor, no te hagas mayor tan rápido, que no me da tiempo a enterarme, y hay días que te miro y literalmente alucino al ver la personita mayor y autónoma en la que te estás convirtiendo...

Cambios también en el trabajo... Jefes que se van, o a los que invitan a irse, compañeros que marchan y vienen, quizá anunciando algo que no alcanzamos a ver.

Apuntada de nuevo al gimnasio (que no soy aún tan moderna para llamarlo el gym). Buscando momentos de relax, ratitos de estiramiento, y no sólo corporal sino, por qué no decirlo, un poco mental.

Cambio de rumbo vacacional. Este año cambiamos fechas, cambiamos lugares y costumbres.

Cambio hasta de coche, que por cambiar que no sea, a uno más grande, con más puertas, igual de viejo o de joven pero más acorde a nuestras necesidades.

Cambios que nos esperan en nuestra organización familiar, en nuestro día a día, que tanto nos había costado cuadrar y encajar.

Mostrando IMG-20140620-WA0001.jpgCambios y más cambios... ¡Y los que quedan por venir!. Y con lo que a mí me cuestan a veces...
Y como me cuestan tanto, a veces tengo miedo de transmitir tanto temor e incertidumbre, tanto nervio y malestar.

Poquito a poco, y una cosa detrás de la otra según vayan viniendo. Esa es la manera y la actitud que creo que debemos adoptar.

Estoy segura que algunos serán muy buenos. Otros no tanto, pero los buenos serán tan buenos que seguro harán que todo vuelva a fluir y a encajar como hasta ahora.


miércoles, 11 de junio de 2014

Miércoles Mudo. Se graduó mi gorda...






... Y así, con más pena que gloria y con mucha emoción por todo lo bueno y malo vivido, decimos adiós a una etapa más...

jueves, 5 de junio de 2014

Habemus cole...

Pues sí. Tenemos plaza en el cole que habíamos puesto en primera opción y si nada cambia, Paula comenzará Educación Infantil en Septiembre.

La noticia no me ha puesto especialemente alegre, no he dado saltos de alegría ni he descansado mentalmente como veo en otras mamás y papás que ocurre cuando se enteran de que les adjudican el cole que querían. Simplemente, está ahí.

Quizá es que ninguna de las tres opciones que habíamos puesto me disgustaba, así como ninguna me convencía del todo.

Este fin de semana, dentro del ciclo de conferencias "Conociendo a Nuestros Hijos", he podido escuchar a Laura Mascaró Rotger en la conferencia "Educando en Libertad", que nos hablaba de otras formas de educar, que se salen de lo convencional, que se alejan de la educación que el sistema contempla como única opción pero que no siempre es la mejor.

La educación en casa no es una opción para nosotros por muchas razones, pero sí nos gustaría que nuestra hija tuviera una enseñanza lo más libre, respetuosa y adaptada al momento de su desarrollo posible.

Hay escuelas que promueven e implantan esto al cien por cien, pero no están a nuestro alcance en muchos sentidos. Así que dentro de las posibilidades, hemos elegido lo que considerábamos mejor.

Nos encanta del cole de Paula que tienen un horario intensivo (de 9 a 14:00 h.) y por tanto sus horas lectivas, terminarán a medio día, lo que me parece fundamental para que pueda tener tiempo libre, muuuucho tiempo libre que le permita jugar y jugar, la mejor manera que tiene un niño de 3 años para aprender, desarrollarse de un modo saludable y conocer su mundo más cercano.

Es un edificio muy abierto, con mucha luz natural, de sólo dos plantas y con estancias amplias, espacios al aire libre, patios habilitados a diferentes grupos de edad y muy bien cuidado.

No nos gusta mucho que se lleve uniforme, y aunque algunas personas ya con experiencia en el tema, me hablan maravillas del uniforme y de lo cómodo que es para los papás, sigue sin gustarme mucho ese tema, porque a pesar de que le reconozco una labor de evitar cualquier discriminación por el aspecto y la ropa que cada uno lleve, no deja de ser una forma de estandarizar a los alumnos y no fomentar su individualidad, algo tan valioso, y a su vez no fomenta el respeto a las diferencias y a la diversidad. Pero lo cierto es que esto para mí era un mal menor y con el tiempo podré hablar con más criterio sobre si es tan malo o tan bueno.

Sin duda, lo que más me gusta del colegio al que finalmente irá Paula, y con lo que cada día estoy más contenta y emocionada, es que siguen un enfoque de APRENDIZAJE POR PROYECTOS.

El aprendizaje basado en proyectos, no usa libros de texto por norma,  es un método basado en el estudiante como protagonista de su propio aprendizaje. Consiste en la realización de un proyecto, que suele hacerse en grupo, que puede ser elegido por los alumnos, por el profesor o por ambas partes, que surge de propuestas que van surgiendo en función de los intereses y las motivaciones de aprendizaje de los alumnos.

A partir de la elección del proyecto, y de la pregunta o preguntas que se generan, los alumnos comienzan un proceso de búsqueda de información, de análisis, puesta en común y sobretodo incita al ejercicio de pensamiento crítico.


Los objetivos de esta metodología son entre otros, formar personas capaces de interpretar los fenómenos que ocurren a su alrededor y desarrollar la motivación por el conocimiento y el aprendizaje. A través de experiencias y actividades mucho más atractivas y que promueven el que el alumno se involucre en su propio aprendizaje, y que lo vea como algo más real y útil en su día a día, pienso que es mucho más fácil conseguir la motivación que tanto falta en las escuelas a veces.

De esta forma, el profesor también está más involucrado e incluso yo creo que motivado, que si se sigue simplemente el índice de un libro o un cuadernillo de fichas. Todo va surgiendo y fluyendo sobre la marcha y en el día a día.


La verdad es que pinta bien. Y es lo más parecido, dentro de lo que está a nuestro alcance en todos los sentidos, a lo que buscábamos.

Me sobran los miedos a la nueva etapa, me falta un poquito de fuerza para afrontar los cambios que nos esperan el nuevo curso. Todo lo que me pasa por la cabeza gira en torno a una idea y es conseguir que la pequeña se adapte a su nueva vida de la mejor manera y que sea feliz, con su nueva profe, con sus nuevos compis y en su nuevo cole.

Tenemos todo un verano por delante para ir haciéndonos a la idea...


miércoles, 4 de junio de 2014

El pueblo, ese gran olvidado




Abdicación, Referéndum, Monarquía y República
...Aires de cambio sobrevuelan nuestras cabezas en estos días...






En anteriores capítulos de 'Burbujita' :