miércoles, 14 de enero de 2015

De vuelta a la rutina

Las vacaciones de Navidad acabaron. Sólo hace unos días y ya casi se me han olvidado... Hemos entrado de lleno y de nuevo en las rutinas del día a día, del cole, del trabajo, el madrugar...

Ha sido una locura de regalos, compras, visitas, cenas y comidas... Pero también ha sido unas maravilla de entrar y salir a todas horas, descansar mucho, disfrutar de 24 horas juntos, quedar con amigos... Está claro que con niños pequeños las navidades vuelven a recobrar el sentido que inevitablemente ya estaban perdiendo.

Definitivamente, creo que la balanza se inclina porque una vez al año vale la pena todo este derroche de todo... No negaré que a veces me sobrepasa tanto regalo, tanta comida, tanto centro comercial... Pero siendo sincera, este año con un poco de previsión y echando mano de la ayuda de internet y comercios del pueblo, he tenido más controlada esa parte (no del todo, pero algo sí...).

Es muy bonito también, compartir con la peque toda esa ilusión.

Ahora toca volver a la normalidad, que no siempre es fácil. Para nosotros no lo es y para Paula menos aún. Creo que echa de menos estos días de atrás y estar juntos a todas horas, y su manera de exteriorizarlo es con un poco de rabia y cabreos continuos, con lloros por cualquier cosa y llevando la contraria a todos y por todo...

Lo vamos manejando echándole calma, paciencia y grandes dosis de cariño. Aún así, a ratos lo pasamos mal a partes iguales. El cansancio que acumulamos estos días con tanto cambio de horarios, en estos casos es demoledor.

Pero como digo, lo vamos manejando, se hace mayor, y la alegría, el llanto y los enfados van y vienen con la misma facilidad...

Al final siempre queda lo bueno, y hay veces, como ayer que no puedo aguantar la carcajada cuando vuelves de la cocina al salón y te encuentras un graaan mechón de pelo encima de la mesa, ella al ver tu cara de terror, con las tijeritas infantiles en la mano te dice, "es que tengo el pelo muy largo mamá..."

O cuando te dice que quiere jugar al escondite y te pone a contar mientras pide que la busques a gritos desde la cocina, y cuando llegas...




4 comentarios:

  1. Jajaja la foto de 10, qué buena!!! Y nada ahora poquito a poco a hacerse a horarios, que siii que cuesta, me alegro de que lo llevéis así de bien con paciencia siempre tooodo se lleva mucho mejor! Besicos playeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... Poco a poco nos vamos adaptando de nuevo...

      Muchos besos frioleros para ti y los tuyos también!!

      Eliminar
  2. Jajaja que buenísima la foto!

    Yo he acabado loca estas navidades. Cada vez estoy más cansada de tanto consumismo y derroche, pero si es cierto que la ilusión de los niños no tiene precio.

    Entiendo que a Paula le haya costado la vuelta a la rutina ¡a mi también!. El día que empezó el colegio no les llevé, ni al siguiente tampoco ¡no podía! estaba agotada. Después de las vacaciones necesitaba "mis vacaciones", me quedé en casa 3 días encerrada, vagueando y descansando.

    Bueno me despido, muchos besitos!!

    ResponderEliminar
  3. Sí Mayte, es verdad que hay veces que después de las vacas necesitamos otras vacas! Jajaja! Qué suerte poder tomate esos días de relax para ti y tus pequeños...

    Muchos besos guapísima!!

    ResponderEliminar

!Nos encantan los comentarios!

En anteriores capítulos de 'Burbujita' :