miércoles, 11 de febrero de 2015

Besos Libres, niños libres

Me sumo a la preciosa y sobretodo necesaria iniciativa que ha lanzado BeaMamádeDos, para lograr una infancia llena de Besos Libres. Hay luchas que nunca deberían existir. Y ésta es una de ellas. Por lo obvio que debería resultar que a NADIE, y cuando digo nadie quiero decir NADIE, ni siquiera los niños (parece que a veces se nos olvida), se le debería obligar, o presionar, o insistir, o coaccionar para que de muestras de cariño a otra persona.

El cariño y el amor deberían ser espontáneos y siempre motivados por un verdadero sentimiento de amor o cariño. De hecho, para los niños es así. Ellos no entienden de chantajes ni besos robados ;-). No sienten la necesidad aún, de "quedar bien con nadie ni aparentar".

Yo esto lo tengo claro. Yo sólo beso y abrazo a quien quiero. Y por tanto, espero y quiero lo mismo para los demás.

Pero, ¿qué pasa cuándo son los demás los que reclaman besos?, los que chantajean, los que insisten o coaccionan?. No me gustan los chantajes para conseguir NADA, pero para conseguir gestos de cariño... eso no tiene nombre...Es difícil mostrarse contundente ante esto. Cuando es otra persona la que le pide besos a nuestros hijos e incluso llegan al chantaje emocional o material, a la insistencia... no queremos hacer sentir mal a esa persona o tememos resultar antipáticos o ariscos. Pero en estos casos, estamos olvidando lo más importante, que es cómo se sienten los pequeños. Y como digo, es complicado, porque como adultos tenemos muchos convencionalismos sociales, que nada tienen que ver con el cariño verdadero. A menudo creo que no se le da la importancia que tiene, pero un beso o un abrazo, requiere contacto físico, requiere expresar un sentimiento, y me parece de suma importancia que los niños desde pequeños tengan muy claro que eso sólo se hace CUANDO CADA UNO QUIERE.

Me quedo con el texto, extraído del blog de Pilar de Maternidad Continuum, imprescindible y muy revelador. Para reflexionar sin duda:

“Cuando forzamos a los niños a someterse al afecto no deseado para evitar ofender a un familiar o lastimar los sentimientos de un amigo, les enseñamos que sus cuerpos en realidad no les pertenecen porque tienen que dejar a un lado sus propios sentimientos sobre lo que se siente bien para ellos”, dijo Irene van der Zande, cofundadora y directora ejecutiva de Kidpower Teenpower Fullpower International (Poder total de niños y adolescentes), una organización sin fines de lucro especializada en enseñar seguridad personal y prevención de la violencia."


Por besos, abrazos, cariños libres en la infancia
 

6 comentarios:

  1. Olé Olé y olé... es tal cual..... forzando a besos y cariños les privamos de libertad.

    ResponderEliminar
  2. Sí, así es Bea. Cuánto les cuesta a veces a algunos adultos, simplemente respetar sin juzgar.

    Un abrazo y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  3. Cuando mi hermana no quería dar un beso a alguien mi madre siempre decía: Otro día te lo da que hoy se le han terminado.

    Asi nadie se ofendia y no se producía una situación tensa. Yo lo copie y es lo que digo si mis hijos no quieren besar.

    Muchos besos y cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy Mayte!!! Jajaja!!!!! Qué salida taaan buena!!!!. Me ha encantado! Se lo copio yo también a tu madre!!! ;-)

      Beso grande.

      Eliminar
  4. Hola mamá Burbujita!!!
    Viendo blogs he llegado al tuyo y a esta entrada, me ha llamado la atención porque precisamente hoy hablaba de este tema con una amiga. Estoy totalmente de acuerdo contigo, yo no soy mamá, pero soy maestra de Educación Infantil, y con mis antiguos alumnos trabajé un cuento que se llama "Ni un besito a la fuerza". Tiene algún vídeo por youtube https://www.youtube.com/watch?v=HoUQyo5p-5Q
    me pasaré a leerte a menudo, porque me gusta lo que veo por aquí, porque como ya te he dicho, no soy mamá, pero sí maestra y también coincido en estar de acuerdo con el colecho, yo hasta los 10-11 años (cuando me apetecía) dormía con mis padres, luego ya al crecer no lo tenía por costumbre, pero sí que seguía durmiendo con mi madre cuando mi padre estaba de viaje. Dormir con ellos es uno de los recuerdos más bonitos que tengo de mi infancia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Encarni!!!! Me alegro mucho que hayas llegado hasta este blog! Y me alegra más todavía que te haya gustado :-)

      Ahora mismo veré ese vídeo que comentas.

      Casi todo lo que podrás ver y leer por aquí va en una línea muy parecida... Respeto, respeto y respeto ;-)

      El colecho, pista mí es una de las cosas más maravillosas que de puede ofrecer y compartir en la maternidad. Qué gustito para padres y niños verdad?? Je je...

      Un gran abrazo y gracias por pasar por aquí y dejar tus palabras.

      Eliminar

!Nos encantan los comentarios!

En anteriores capítulos de 'Burbujita' :